Search
  • Carlos Placitelli

SISTEMA CONSTRUCTIVO BTA: APLICACIÓN DE LA PREFABRICACIÓN A LA BIOCONSTRUCCIÓN

La Tierra Alivianada, permite obtener viviendas con excelente comportamiento térmico e higrométrico, sin la necesidad de emplear muros excesivamente anchos. Sin embargo, requiere de un tiempo de secado importante, particularmente cuando se hace en climas húmedos o durante el invierno.


El sistema BTA, toma las virtudes de la prefabricación y las suma a las de la tierra alivianada, al utilizar bloques que llegan secos a la obra, prontos para colocar. Esto reduce drásticamente los tiempos de construcción. Por otra parte, las estructuras de madera que se usan en esta técnica, también son prefabricadas por lo que sus componentes se pueden construir bajo techo.


Ventajas.


Se trata de un sistema híbrido o mixto, que combina las bondades de la construcción con madera y las de la construcción con tierra, produciendo viviendas de buena calidad y valor estético a precios razonables.


No se requiere capacidades especiales para su empleo. Es un sistema fácil de usar y adaptable a un sinnúmero de situaciones, formatos y usos.


Por sus características, resulta también excelente para la autoconstrucción asistida, programas de vivienda social, cooperativas, ecobarrios, grupos, etc.


Admite la posibilidad de trabajar con materiales reciclados o considerados desperdicios o bien con materiales naturales, presentes cerca del lugar de la obra.


Antecedentes.


El articulo describe las particularidades de este sistema, desarrollado en Uruguay y Argentina entre los años 2001 y 2010, a través de su empleo en varias obras. También expone sus ventajas, posibles variantes y lo compara con otros sistemas de bioconstrucción de uso común.


Este sistema de construcción natural que resulta de una combinación de técnicas exitosas busca un objetivo fundamental: bajar los costos de la construcción. Esto se obtiene, fundamentalmente, a través de la reducción de los tiempos de ejecución y gracias al empleo de materiales baratos y/o fáciles de encontrar localmente.


Derivado de la Tierra Alivianada, el Bloque de Tierra Alivianada (B.T.A.) combina estructuras de madera similares a las usadas en la construcción estándar con ese material y bloques de tierra aligerada.


A diferencia del sistema original, que implica colocar el material fresco dentro de un encofrado y compactarlo allí, el sistema B.T.A. usa bloques ya secos (Figura 1).


Tampoco debe confundirse con el adobe, que sólo emplea estructuras de madera auxiliares (principalmente en las aberturas) y que normalmente es capaz de soportar por sí solo las cargas transferidas por los techos o con la fajina (también llamada quincha, bahareque, pared francesa o pau a pique en Brasil) que si bien usa estructuras portantes similares, implica colocar el material fresco en ellas.


Figura 1 – Comparación entre Tierra Alivianada y BTA.


Comparado con los fardos de paja, el BTA tiene paralelismos en cuanto a las estructuras portantes y a la forma de trabajar mayormente en seco, pero emplea espesores de muro mucho menores. Si bien el BTA tiene una densidad bastante mayor a la de cualquier fardo de paja, en ningún caso se le confiere responsabilidad estructural como en el método Gagné o la Técnica Nebraska


Las once obras realizadas con esta técnica se encuentran en su gran mayoría en Uruguay, en una faja costera de territorio de unos 200 km de largo por 20 km de ancho que comprende los departamentos de Montevideo, Canelones, Maldonado y Rocha. Existe otra ubicada en Radal, Provincia de Chubut, República Argentina.


El clima de ambas zonas es bien diferente. Mientras que en Uruguay, es templado húmedo y marítimo, con baja amplitud térmica y sin temperaturas extremas, el de Radal es continental, de veranos secos e inviernos muy húmedos y fríos. En Uruguay el efecto del viento sobre la sensación térmica es importante, mientras que en Radal es insignificante.


Todas las construcciones se ubican en zonas rurales o suburbanas, caracterizadas por tener abundante vegetación, terrenos amplios y baja densidad poblacional. Esto ha permitido libertad en el diseño y orientación de las edificaciones. Una sola de ellas, se encuentra en la zona urbana de Montevideo (2).


Estructura de pisos y paredes.


La estructura de madera que necesita el BTA, compuesta por bastidores da a las paredes la resistencia para soportar el peso de pisos y techos, reduciendo la necesidad del uso de columnas. Dichos bastidores, se realizan de la misma manera y empleando los mismos materiales usados habitualmente en la construcción con madera. El sistema utilizado es el de poste-viga que permite usar largos de madera menores que el sistema Baloon Frame.


Con respecto a los detalles de construcción, pisos y entrepisos, aberturas, etc, para los cuales, en las primeras obras, la información obtenida de diversas publicaciones permitió ensayar soluciones que luego se volvieron estándar en las siguientes.


El criterio a adoptar ha sido siempre la simplicidad, evitando en lo posible encastres o rebajes que compliquen, retrasen la ejecución o impliquen el uso de mano de obra especializada, sin por ello sacrificar la solidez.


El tamaño y peso de las distintas piezas, por otra parte, eximió de trabajar con equipos sofisticados tales como grúas, auto elevadores, polipastos, etc. con lo cual la ejecución de la estructura se realizó con herramientas sencillas y de bajo costo.


Bloques de Tierra Alivianada.


Los bloques, pueden ser fabricados y llevados secos al lugar de la construcción o bien hechos en el lugar. Su realización es una de las primeras tareas de preparación de la obra, para dar tiempo a que se sequen.


Están compuestos de arcilla y algún material ligero (preferentemente fibra) capaz de unirse bien con ella, formando un bloque liviano, estable y resistente, con alto contenido de aire de manera de reducir de manera importante la conductividad térmica de la tierra. Hasta el momento, se ha usado paja de trigo, arena volcánica y viruta de madera.


La unión entre el bloque y la estructura, se logró mediante un riel de madera fijado a los elementos verticales del bastidor, donde encastran las ranuras que presenta lateralmente el bloque. En sentido vertical, entre bloque y bloque se colocó un mortero de arcilla y arena. En aquellos espacios donde no fue posible o práctico rellenar con bloques secos, se colocó el mismo material pero fresco.


Cimentaciones.


Las casas construidas con B.T.A., pueden estar tanto levantadas del piso como apoyadas en él, siendo esto de elección del diseñador. El sistema, que permite hacer casas bastante livianas, no necesita cimentaciones reforzadas o especiales.


La primera solución es claramente superior en zonas inundables o en terrenos de cierta pendiente y ha sido usada extensivamente en las obras realizadas. (Figura 2)


Las edificaciones se han comportado bien en suelos rocosos, arcillosos y arenosos.


Terminaciones.


Las terminaciones exteriores, pueden ser de varios tipos, según la disponibilidad de materiales del lugar, el diseño de la casa y su ubicación, el presupuesto o el gusto del propietario.


El uso de materiales como la madera o la chapa asfáltica en lugar de revoques de tierra, asegura una larga duración de la edificación, particularmente cuando esta se encuentra en zonas muy expuestas a la acción de la lluvia y el viento.


En cuanto a la terminación interior, se prefirió el revoque de arcilla y arena, por sus excelentes condiciones de absorción de la humedad ambiente. En algunos casos, se colocaron revestimientos de madera, en aquellas áreas en las que se necesita una protección mayor.


Pueden colocarse cerámicos en aquellas zonas más expuestas a las salpicaduras, utilizando para ello una malla plástica o metálica clavada a la estructura, sobre la que se azota el adhesivo para cerámicos como en cualquier muro.


También es posible pintar, usando siempre pinturas no plásticas que permitan el libre intercambio de humedad entre ambas caras del muro o, si se prefiere, el color puede estar incorporado en el revoque, como tierras de color.


Otras terminaciones como el empapelado, han sido también utilizadas con éxito.


Es un sistema seco.


Salvo los revoques de barro y el pegado entre bloques, el resto de la obra fue seca. Usar agua en una obra, implicaba introducir tiempos de secado, que dependen sólo de las condiciones atmosféricas. Esto suele producir demoras cuando se trabaja en zonas o estaciones húmedas.


Puede prefabricarse.


Tanto bastidores, vigas de piso, cabios, cerchas o cabriadas y demás elementos estructurales, como los BTA, fueron hechos fuera de la obra y llevados ya prontos a la misma (Figura 2).


Figura 2 – Bastidores prefabricados, listos para ir a la obra.


Esto implicó también que se pudieron realizar bajo techo, con lo cual se eliminó la dependencia de las condiciones atmosféricas en esa etapa. Este factor resulta ideal cuando el lugar de la construcción carece de electricidad, de agua, o de cualquier otra infraestructura básica que facilite los trabajos.


Prefabricar, significa también que puede lograrse cierto grado de estandarización de los componentes, lo cual resulta ideal para bajar costos. Estandarización no debe confundirse con uniformidad ya que pudo hacerse varias casas bien diferentes entre sí, a partir de componentes comunes.


En tal sentido, las fotos de la Figura 3, son bien ilustrativas. En todos los casos, la medida del bloque es la misma, al igual que la separación entre pies derechos en los bastidores. Sin embargo, como puede verse, los resultados son bien distintos.


Llevar a la obra componentes prontos o muy avanzados en su construcción, permitió ahorrar tiempos de ejecución, que suelen ser caros. Cada día de obra cuesta dinero. Este hecho, que quizás pasa desapercibido para el auto constructor, resulta bien claro para quien contrata la mano de obra y paga los correspondientes impuestos.


A modo de ejemplo, el edificio de dos plantas (centro arriba de la figura) se construyó en cinco meses (de enero a junio) con el trabajo de 4 full time de personas. Cada planta tiene 120 m2.


Figura 3 – Algunas obras hechas con el sistema BTA: primera obra, en Punta Colorada, Uruguay, SUM en Montevideo, casa rural en Canelones, vivienda en Radal (Arg), Vivienda en El Pinar, vivienda en Rocha.


Admite usar materiales reciclados y naturales.


El sistema constructivo con BTA, admite tanto el uso de materiales naturales como reciclados.


Si no es así, es posible componer la mayoría de esos elementos a partir de trozos relativamente cortos (alrededor de un metro) y aprovechar de esa manera desechos de las carpinterías o de otros usos, como por ejemplo, pallets. El pallet industrial quizás sea uno de los elementos de uso más común, junto con los cajones de fruta, que son hechos con madera. Estos últimos, sin embargo, tienen piezas más cortas y finas que, si bien también pueden ser aprovechadas, demandan más trabajo.


Algunos de los materiales empleados con el sistema de B.T.A., son los siguientes:


• Madera

• Paja de trigo

• Arena volcánica

• Viruta

• Arcilla

• Arena


Rápido de armar.


La rapidez de armado de las estructuras de madera prefabricada, permite techar la obra antes de comenzar el trabajo con la tierra. Esto es importante para no depender del clima y obtener así un trabajo de mejor calidad.


No requiere conocimientos especiales.


La experiencia reunida con el B.T.A. permite establecer que es un sistema constructivo muy fácil de aprender.


Los mismos bastidores guían la colocación de los bloques en su sitio, haciendo innecesario el uso de plomadas, pendicolas, reglas, niveles y demás herramientas que requieren cierta pericia para lograr muros bien hechos. El sistema se empleó también en obras de autoconstrucción con muy buenos resultados.


Para los revoques, es conveniente contar con gente experiente en el tema, lo cual no significa que la participación de los propietarios quede excluida.


Apto para varios tipos de clima.


Los bloques de BTA, son buenos aislantes del calor. Con una densidad de unos 750-900 kg/m3 (aproximadamente la mitad que la del adobe), su contenido de aire encapsulado es alto y esto mejora de manera importante las pobres cualidades térmicas de la arcilla.


La experiencia obtenida con viviendas construidas en la faja costera del Uruguay (sobre los 35 grados de latitud) y a pocos metros de altura sobre el nivel del mar, demostraron que muros exteriores de unos 20 cms de espesor son suficientes para lograr buenas performances energéticas.


En invierno, el uso de una estufa convencional a leña en un local central de la casa, permite lograr el confort térmico necesario sin mayores inconvenientes. Ninguna de las casas posee equipo de aire acondicionado.


Los testimonios de los propietarios de la casa construida en Radal, provincia del Chubut, en Argentina, con bloques BTA de arcilla y arena volcánica, apuntan en la misma dirección.


Es importante señalar, que parte de este buen comportamiento térmico, está asociado también a las excelentes cualidades higrométricas de la arcilla. En efecto, este material, que es capaz de absorber grandes cantidades de vapor de agua del aire, permite lograr niveles de humedad por debajo del 65 % en el interior de las viviendas, hecho que cambia de manera importante la percepción de la temperatura y aumenta la sensación de confort.


Admite variedad de formas, diseños y terminaciones.


Cualquier forma geométrica o diseño que pueda ser logrado mediante una estructura de bastidores rellenos con bloques, es apta para poder usar esta técnica. Las plantas más convencionales de forma rectangular, en U, en L o cuadradas, se adaptan perfectamente bien al uso del BTA.


Restricciones.


En principio, no debería haber restricciones en cuanto a las formas que se pueden obtener con el BTA. Sin embargo, este no ha sido usado a la fecha en construcciones de líneas orgánicas o curvas, lo cual no permitió evaluar si resulta adecuado o no en esos casos.


Análogamente, la aplicación de la técnica está dada por la disponibilidad de materiales adecuados en sitios cercanos. Claramente, la madera juega un rol muy importante en este sistema. La carencia de este insumo, sea nueva o reciclada, podría ser un factor determinante en la elección de otro.


También es importante evaluar, dentro del balance energético de la construcción, la distancia entre los lugares de provisión de materias primas o de elaboración de los componentes y el sitio de la construcción. El costo de los fletes, puede ser clave.


Podría decirse que el BTA es básicamente un sistema suburbano, ideal para su empleo cerca de las ciudades y centros poblados. Esto no excluye su aplicabilidad en zonas rurales y cada caso debe ser evaluado, pero una de las principales razones para su uso es el reducido espesor de los muros, limitación que no se da en el campo (9).


Finalmente, la experiencia recogida en estos años de trabajo, muestra que hay una mayor afinidad de los constructores con ciertos materiales en desmedro de otros. Quienes no se sientan cómodos con la madera, preferirán otras técnicas en las cuales el uso de este material no sea tan intensivo.

 

Gracias por leer este blog de Bioaprender.


Si te ha gustado este artículo, no te olvides de marcar abajo un corazón ❤ y de compartirlo por email o redes sociales 🚀 con otras personas a las que les pueda gustar.


Si te interesa profundizar en el tema, te recomendamos el curso Sistema Constructivo BTA.


Un abrazo.


Carlos Placitelli



810 views0 comments

Recent Posts

See All

Formas de pago disponibles.

isologoHorizontal.png
Logo Santander.png
Logo BROU.png